Archivos para 31 mayo 2009

31
May
09

Alvah en Woodstock

Alvah – Canción para el camino (fragmento)

Guillermo y el enemigo, haciendo pasar un buen rato a los amigos de Cádiz en la sala Woodstock. Ya estamos preguntándonos cuándo vendrán estos niños por Sevilla. Atención a la chispa que aporta David, el gran fichaje de la temporada.

30
May
09

Vivo en espiral

Felipe Bollaín.

26
May
09

Hora azul en el bar Marigalante

Por fin. Vuelven los locos de La hora azul y vuelven a tomar durante unas pocas horas el bar de las sirenas, al comienzo de la calle Baños y siempre cerquita del río. El día 5 de junio a las 21:00 nos vemos en el Bar Marigalante (Baños), en una nueva sesión de teatro, narrativas, cuentos, humor, ideas, música y muchas mentiras, con el niño Barranco y el Albarrán de la guitarra. Presentaremos a la nueva poeta-violinista y tal vez contemos con un invitado musical. Vendrá Lillupeti y le haremos el amor. Hablaremos de barcos y celebraremos el alirón del Barça. Todos sois invitados de honor, vip, especiales. Vengan, por favor, aunque sólo sea por los sándwiches.

25
May
09

Este horizonte de nada

No te arrodilles frente a tu destino,
no seas sombra de cadáver,

sueña tus ideas
porque cuando cierres los ojos
será el fin del mundo.
Me gritan las aves que no hay motivos para estar muerto.
Hermanos que no son de sangre.

Y aún así, este paisaje. Este horizonte de nada.
Y aún así, láncenme contra el olvido de la historia,
si así consiguen que un dragón,
con su coraza de hierro y marfil,
galope en viajes,
en una invasión de lo imposible:
Háganmelo saber.
Quiero preparar mi lecho en las estrellas.
Mario Barranco.
24
May
09

Lo que he aprendido en la Universidad

Que para ganar (en este caso, unas elecciones a Claustro) sólo había que regalar caramelos. 52  euros de presupuesto para campaña electoral en sugus. Locos tiempos.

20
May
09

Marea, marea

Vetusta morla – La marea

18
May
09

El mundo sin fin

Don Josep Martín  i Sala, habitante de Tarragona, se despierta un día dispuesto a afeitarse y se corta. No pasa nada. Sangra un poco, pero ni se preocupa por cortar la hemorragia. Poco le importa. Es inmortal.

El amigo Martín es funcionario y superviviente: sobrevive a los atascos, a las manifestaciones y a las colas del baño. Es fácil explicarse por qué: en un mundo en el que ni los mosquitos cascan, en casa se concentran hijos, padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos. Para las cenas de Navidad, abordan restaurantes. Para los bautizos reservan pabellones. Y no se imaginan el gasto un día de Reyes.

Los esfuerzos urbanísticos que realiza el Ayuntamiento para no ser aplastados por la natalidad son impresionantes: los asilos se han convertido en mastodontes de quince plantas y los supermercados han ocupado los campos de fútbol. Pero los que peor lo pasan son los hospitales. La seguridad social se lleva “la voluntá” de los presupuestos y a los médicos no hay quien les quite la mala leche. Ya me entienden, algo así como un “hola, tengo catarro y vómitos” y el de la bata le responde que “y a mí qué”. Las funerarias se han convertido en simpáticos videoclubs y los sepultureros matan el tiempo bailando sevillanas.

Esto trae de cabeza a nuestro amigo Josep Martín. Atascos de tres horas, masificaciones en el metro, en autobuses y piscinas municipales. Un paseo por la calle un domingo cualquiera parece el primer día de mayo. No hay quien respire ni, lo que es peor, se quite el aliento del vecino de la nuca. Pero lo peor, lo peor de todo, son esas tardes que don Josep no puede más y baja al sótano. Abre la caja que esconde bajo montones de papeles y saca una pistola que dispara contra su frente. Entonces se queda quieto, resignado, viendo el humo que asoma por la boca del cañón y comprobando, con cara de tonto, que no ha pasado nada.





Borja de Diego
(1988, Sevilla)

[Más info sobre él]

Licencia Creative Commons

Creative Commons License
El contenido de este blog está registrado bajo licencia de Creative Commons.