12
May
09

Ese dulce temblor

Qué manto y qué tela

los de la muerte.

Su aspereza.

Su tacto último

como un fusilamiento.

Su extensión fúnebre

e inútil,

como un campo minado.

 

Hay quienes se tapan

con ella los ojos

y mueren ciegos.

Hay quienes la arrastran

con el ánimo batido,

sin fuerzas para vivir.

Hay quienes la estiran

y se ahorcan.

Hay quienes se limitan

a secarse las lágrimas.

Anuncios

2 Responses to “Ese dulce temblor”


  1. 14.05.09 en 0:48

    Digno de estar en mi libro no escrito “Textos para la tortura”. Hoy me he encontrado tu poema en la Alameda, mira que no me cuentas nada. Besos de todos modos.

  2. 2 dediego
    14.05.09 en 1:01

    Gracias, Carmen :). La verdad es que no, no cuento nada. Soy una persona horrible. Ni siquiera a la gente que me tiene encima todo el día, gente que no se libra de mí ni a la hora de renovar el dni, se lo he dicho. Lo siento mucho. Tengo que cambiar eso de cara al futuro y vuestra compañía.

    ¿Qué te pareció?

    Besos, muchísimos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Borja de Diego
(1988, Sevilla)

[Más info sobre él]

Licencia Creative Commons

Creative Commons License
El contenido de este blog está registrado bajo licencia de Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: