18
May
09

El mundo sin fin

Don Josep Martín  i Sala, habitante de Tarragona, se despierta un día dispuesto a afeitarse y se corta. No pasa nada. Sangra un poco, pero ni se preocupa por cortar la hemorragia. Poco le importa. Es inmortal.

El amigo Martín es funcionario y superviviente: sobrevive a los atascos, a las manifestaciones y a las colas del baño. Es fácil explicarse por qué: en un mundo en el que ni los mosquitos cascan, en casa se concentran hijos, padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos. Para las cenas de Navidad, abordan restaurantes. Para los bautizos reservan pabellones. Y no se imaginan el gasto un día de Reyes.

Los esfuerzos urbanísticos que realiza el Ayuntamiento para no ser aplastados por la natalidad son impresionantes: los asilos se han convertido en mastodontes de quince plantas y los supermercados han ocupado los campos de fútbol. Pero los que peor lo pasan son los hospitales. La seguridad social se lleva “la voluntá” de los presupuestos y a los médicos no hay quien les quite la mala leche. Ya me entienden, algo así como un “hola, tengo catarro y vómitos” y el de la bata le responde que “y a mí qué”. Las funerarias se han convertido en simpáticos videoclubs y los sepultureros matan el tiempo bailando sevillanas.

Esto trae de cabeza a nuestro amigo Josep Martín. Atascos de tres horas, masificaciones en el metro, en autobuses y piscinas municipales. Un paseo por la calle un domingo cualquiera parece el primer día de mayo. No hay quien respire ni, lo que es peor, se quite el aliento del vecino de la nuca. Pero lo peor, lo peor de todo, son esas tardes que don Josep no puede más y baja al sótano. Abre la caja que esconde bajo montones de papeles y saca una pistola que dispara contra su frente. Entonces se queda quieto, resignado, viendo el humo que asoma por la boca del cañón y comprobando, con cara de tonto, que no ha pasado nada.

Anuncios

2 Responses to “El mundo sin fin”


  1. 18.05.09 en 21:50

    Jeje, menos mal que el humo no mata de un disparo…

  2. 2 dediego
    20.05.09 en 11:07

    Menos mal.

    Por eso de aclarar: es un ejercicio de clase. Había que escribir una columna sobre la inmortalidad o un mundo inmortal. Y no sé, no se me ocurrió mucho. De hecho, lo tendré que cambiar por eso de no maquetarlo como dios manda y ahora tener que ocupar espacio escrito…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Borja de Diego
(1988, Sevilla)

[Más info sobre él]

Licencia Creative Commons

Creative Commons License
El contenido de este blog está registrado bajo licencia de Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: