Archivo para 26 septiembre 2009

26
Sep
09

Cuando el agua es la muerte

La escena es el final de “Underground”, de Emir Kusturica.

21
Sep
09

Animales

Estaba echando un vistazo por el blog de mi compañero de facultad Juan Blanco cuando he visto este vídeo, que precisamente le debemos a los compañeros de Sinfuturo (especialmente a Charlie Torres, que es un crack de la cabeza a las zapatillas). Me he puesto malo viendo esto, sólo he podido pensar “hijos de puta” y en qué diferente sería el mundo el día que todos comprendiéramos a la vez que debemos devolver los golpes. Pero el miedo…

No me deja subirlo, por lo extraño que es WordPress, pero pueden verlo, y lo recomiendo encarecidamente, aquí.

 

19
Sep
09

Decidme cómo es un árbol

Decidme cómo es un árbol.
Decidme el canto de un río
cuando se cubre de pájaros.
Habladme del mar. Habladme
del olor ancho del campo.
De las estrellas. Del aire.
Recitadme un horizonte
sin cerradura y sin llaves
como la choza de un pobre.
Decidme cómo es el beso
de una mujer. Dadme el nombre
del amor: no lo recuerdo.
(¿Aún las noches se perfuman
de enamorados con tiemblos
de pasión bajo la luna?
¿O sólo queda esta fosa,
la luz de una cerradura
y la canción de mis losas?)
22 años. Ya olvido
la dimensión de las cosas,
su color, su aroma… Escribo
a tientas: “El mar”, “El campo…
Digo “Bosque” y he perdido
la geometría del árbol.
Hablo por hablar de asuntos
que los años me borraron.
… … … … … … …
(No puedo seguir: escucho
los pasos del funcionario).

Marcos Ana

17
Sep
09

La función del arte

Eduardo Galeano

De “El libro de los abrazos”

13
Sep
09

Pequeños destellos que hacen creer a uno en la poesía

Maldigo las agujas

del reloj, que no recuerden. 

Maldigo la lluvia

que se derrama

por tus ojos de almendra.

 

Mi padre

12
Sep
09

Vergüenza ajena

Entrego ayer el examen de Introducción a la Realización Audiovisual. La profesora lo coge, mira las preguntas que he dejado en el blanco. Yo estoy tranquilo, creo que lo hice bien, y justo cuando voy a irme me pregunta por qué las he dejado en blanco, si (piensa) las sé seguro. Estoy incómodo, le digo que prefiero no arriesgarme a que me baje nota.

La profesora pide a los demás compañeros que vayan entregando y una muchacha lo deja sobre la mesa para luego pedirle por favor que la apruebe. “Evangelina, por favor, apruébame, eres mi esperanza”. Pero no se queda contenta, porque coge una tiza y escribe en la pizarra: Evangelina, ayúdame a aprobar. La profesora tiene razón al decirle que es una actitud muy infantil. Justo entonces recuerdo que ya coincidí con esta chica en la revisión del examen de Historia de la Comunicación Social y también hizo algo parecido. Recojo y me voy antes de hundirme más o decirle cualquier cosa.

Como para confiar en mi generación. Espero, al menos, que no se licencie nunca.

09
Sep
09

Si tú supieras

Aunque sonría y use versos de verano a veces

te echo de menos, igual que se echan de menos

los febreros impares los años no bisiestos.

Pero respiro y la quietud tarda lo que dura

el océano en borrar mis huellas de la arena,

en llenar mi habitación con tus cosas,

o en recordarte a mi lado lidiando

mi desvelo con cigarros sobre la ventana.

Quisiera escribir un poema que hiciera justicia

a tu forma de mirarme, al color de tus ojos,

un poema perfecto.

Pero esta noche se ha vuelto anciana y parpadea,

y en ella soy sólo una sombra sin eco, sin palabras.

 

Salvador Reyes de Cózar

De su libro “Los calendarios anónimos”.





Borja de Diego
(1988, Sevilla)

[Más info sobre él]

Licencia Creative Commons

Creative Commons License
El contenido de este blog está registrado bajo licencia de Creative Commons.