12
Sep
09

Vergüenza ajena

Entrego ayer el examen de Introducción a la Realización Audiovisual. La profesora lo coge, mira las preguntas que he dejado en el blanco. Yo estoy tranquilo, creo que lo hice bien, y justo cuando voy a irme me pregunta por qué las he dejado en blanco, si (piensa) las sé seguro. Estoy incómodo, le digo que prefiero no arriesgarme a que me baje nota.

La profesora pide a los demás compañeros que vayan entregando y una muchacha lo deja sobre la mesa para luego pedirle por favor que la apruebe. “Evangelina, por favor, apruébame, eres mi esperanza”. Pero no se queda contenta, porque coge una tiza y escribe en la pizarra: Evangelina, ayúdame a aprobar. La profesora tiene razón al decirle que es una actitud muy infantil. Justo entonces recuerdo que ya coincidí con esta chica en la revisión del examen de Historia de la Comunicación Social y también hizo algo parecido. Recojo y me voy antes de hundirme más o decirle cualquier cosa.

Como para confiar en mi generación. Espero, al menos, que no se licencie nunca.

Anuncios

20 Responses to “Vergüenza ajena”


  1. 12.09.09 en 21:37

    vaya denuncia…. algunas cosas avanzan terriblemente mal.

    No espero que no se titule, espero que madure.
    Vaya cosa, carajo!.

  2. 2 Fellatrix
    12.09.09 en 23:17

    Eh, yo también uso métodos infantiles para aprobar. Escribo ensayos sobre mi propia mediocridad al final del examen o lo decoro con dibujitos. Y me funciona. Me da igual ser una inmadura, pues.

  3. 3 dediego
    13.09.09 en 0:59

    Appu: claro, hombre. Descarté la posibilidad de que madure, visto que consigue lo que quiere. No creo que se lo plantee nunca, pero sería maravilloso que lo hiciera.

    Fátima: vamos, vamos. Tus métodos son más sinceros, hermosos y cómplices. Todavía no le ruegas a nadie. No te metas en este saco lleno de agujeros.

  4. 13.09.09 en 12:34

    “Me da igual ser una inmadura, pues.”

    Tú lo has dicho…. enhorabuena. 😉

  5. 5 dediego
    13.09.09 en 20:16

    Paz. Fátima no es una inmadura, de hecho.

  6. 6 Fellatrix
    13.09.09 en 21:08

    “¡O dejáis de llamarme inmadura o… o… o me echo a llorar!”

    Chiste fácil. Ya paro xD

  7. 14.09.09 en 9:38

    Amigos, el problema no es de la chica, es de los profesores que no le dan con el borrador en la cabeza y/o le abren un expediente como la Plaza de España de grande.

    PD: tengo que proponeros algo, amigos. Os llamaré.

  8. 16.09.09 en 14:06

    Lo de los dibujitos me recuerda un examen que mi amigo Sergei hizo cuando nos conocimos en la facultad de filosofía. Era un examen de antropología filosófica y la cosa iba de Freud. Sergei vino absolutamente borracho y fumado, la profesora preguntó si alguien necesitaba algo antes de empezar y mi amigo dijo que sí, que queria mear y beber agua. Salió de la clase y vino con la cara mojada y un vaso de agua. Empezó el examen… se puso a escribir al tiempo que se sonreía y casi hablaba solo… yo terminé antes que él y pasé a su lado, miré su examen de reojo, estaba lleno de dibujitos (florecitas, un retrato rabioso de freud, escaleras, enredaderas, todo un collage neurótico como correspondía al caso) apenas había un espacio en blanco… y todas las letras estaban distorsionadas… sacó un 9 y medio, la nota más alta de la clase.

  9. 16.09.09 en 14:26

    Felipe…. una de dos… o esa te la inventaste, o el “susodicho” eras tú!!
    jejeje

    Saludos!

  10. 10 dediego
    16.09.09 en 14:55

    Martín: qué bien escucharte el otro día!

    Felipe: qué historia, tío. Quiero conocer a ese señor, me encantaría. Lástima que me entere ahora de que la forma de aprobar con nota esa esa, cuando ya he acabado mis exámenes :p.

  11. 17.09.09 en 8:19

    Creo que sé a quién te refieres, porque hice un examen de Introducción a la Fotografía con Evangelina y una chica estuvo incordiándola con la actitud que comentas. No sé, a mí me recordó a mi prima de 13 años. Y sí, tienen razón: no se debería permitir una actitud de la ESO en la Universidad; es más, no se debería permitir una actitud de la ESO en la ESO. Sin embargo, cada alumno posee un valor monetario que ronda los mil euros de la matrícula, y no se nos puede despreciar de ese modo.

  12. 12 dediego
    17.09.09 en 10:02

    Qué alegría, Juan, leerte y comprender que no estoy solo y que tú también te indignaste ante la escena. Lo mejor de todo es que me comentó Evangelina que esa chica ha aprobado el examen (de hecho, lo mejor sería que hablaras con ella cuanto antes, porque según me aseguró los únicos que hemos aprobado somos ella y yo, aunque hay mil formas de convencerla, como ha demostrado una tercera chica y de lo que voy a hablar muy pronto, es otro caso indignante, por lo que aún no estás condenado a rematricularte).

    También tienes razón con lo de los mil euros de matrícula, y desde luego, las clases y enseñanza de Evangelina son para hacerse un rosario, pero desde que estudio la educación primaria no recuerdo haberle pedido nunca a un profesor que me apruebe, no lo recuerdo.

    También he estado echando un vistazo a tu blog. Qué alegría, repito, encontrarte y que internet nos sirva para esto :). Un abrazo y ésta es tu casa.

  13. 13 dediego
    17.09.09 en 16:55

    Corrijo: leí mal, tú hacías un examen de Introducción a la Fotografía, no a la Realización. Perdona, perdona. No era la misma chica, pero ese caso también me vale. Un caso terrible, sí. Pero aún peor fue el que comento aquí.

    Vamos, no sé si habrás aprobado o no, pero no era mi examen, así que tranquilo 🙂

  14. 17.09.09 en 17:01

    De Diego, me habías asustado muchísimo. Tampoco es que tenga grandes esperanzas puestas en esta asignatura, pero no quería dilapidar tan pronto mis posibilidades.

    ¿Estás seguro de que no era la misma chica? Ella estaba hablando de Realización en todo momento con Evangelina (habló de barridos y zooms varios, cosa que no se da en la fotografía). Por la actitud que tenía sí que concuerda con la descripción que haces. Además, por lo visto había estado esperándola desde que hizo el examen hasta por la tarde. O eso, o tengo mucha imaginación.

    Creo haberte visto a la salida de mi examen en la puerta de clase, pero no me paré a saludar porque, en principio, todavía no habíamos intercambiado opiniones ni tan siquiera digitalmente.

    Bienvenido tú también a mi bitácora. Yo en la tuya me había metido ya hasta la cocina.

  15. 15 dediego
    17.09.09 en 17:11

    ¡Perdón, perdón! Fallo mío. No te conocía, y al echar un vistazo a alguna foto pensé que no te había visto en el examen y, por tanto, no te referías a la misma asignatura. Y ahora he visto que leí mal.

    No es la misma chica, porque esta situación que cuento ocurrió tras mi examen. Y la tipa era morena. Pero sí, esta muchacha que entró en el suyo también se llevó la palma. Efectivamente, estaba en la puerta del examen, con un amigo, porque Evangelina me dijo que esperara para saber la nota. Pero tú no haces segundo, ¿no?

  16. 17.09.09 en 17:13

    Qué va, yo estoy en Cuarto pero necesitaba una optativa. En fin, lo que demuestra esto es que encima abunda este tipo de gente.

  17. 17 dediego
    17.09.09 en 17:15

    Buf, y cogiste la de Evangelina. No sé cómo te ha ido a ti, pero lo que es a mí… y, a parte, Introducción a la fotografía no se me ha dado nada bien y la hice con otro profesor.

    Mi clase está llena de estos señores. Llenísima. ¿Conoces entonces al Jesús Rodríguez (trisco) y Pablo Buentes, que he visto que tienes linkeados en el blog?

  18. 18.09.09 en 11:17

    Madre del amor hermoso, esas son el tipo de chicas que acceden donde acceden al hacer “curso de rodilleras” con sus superiores. Que pena me dan las chicas de veintipico que se degradan diez años para parecer simpáticas…

  19. 19 dediego
    20.09.09 en 12:37

    Y a mí. Pero conseguirán trabajo. Lo más curioso de todo es que acaban presentando el informativo, aunque me preocupa eso. No quiero esa mierda, ese reino de nada. Claro, que a veces me gustaría que se nos valorara por lo que somos y hacemos y no por cuánto pueden utilizarnos.

  20. 23.09.09 en 18:40

    Iván, no voy a ejercer de bukowski -o si?- y te diré la verdad de verdad verdadera: no era yo y no me lo he inventado, es un amigo de carne y sueño, tal vez le conozcas algún día. La promoción de filosofía en la que yo estuve fue la última que merecía la pena, ahora todo está infecto en general. Saludos.

    Felipe.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Borja de Diego
(1988, Sevilla)

[Más info sobre él]

Licencia Creative Commons

Creative Commons License
El contenido de este blog está registrado bajo licencia de Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: