Archive for the 'Poesía' Category

28
Ago
11

Dos años para escribir esto

Cuando traen los cuerpos vencidos

los colocan delicadamente

sobre la arena,

todos los rodean

y buscan

lo que en ellos conocían:

la ligereza de sus pies,

la fuerza en los brazos,

la profundidad de unos ojos.

 

Palpan y acarician

en busca de lo que fueron,

algo de ellos

que todavía permanezca,

pero ante todo buscan

una huella, un golpe.

 

Ese golpe

que llena los cuerpos

de tierra.

 

De “Barro”.

Anuncios
11
Dic
10

Amo la vida

Amo la vida aunque a veces

resulte esquiva como flores

en un jarrón sin agua

en la última esquina de la casa

en ruinas

de la ciudad abandonada –

Pedro del Pozo

De su libro “Distancias, poemas de los océanos zigzagueantes”.

29
Ago
10

Intemperie

Recién llegados de la nada

o moldeados por la arcilla

de los dioses,

todos buscan un hogar

y una tierra para la siembra,

donde trabajar el cuero

y llorar a los que caen

(o festejar su muerte

todo lo posible).

Hombres sencillos,

expuestos al frío,

al hambre, al paso del tiempo,

todos buscan sobrevivir

a la intemperie:

Cuerpos de barro.

Refugios de barro.

Catedrales de barro.

Y la lluvia.

20
May
10

Contención

Hay quien traza

ondas en el agua

sin mayor pretensión,

y sin embargo logra

algo fugitivo,

incapaz de medir en el tiempo,

bello

como contar

ciervos que perecen.

De “Barro”.

14
Mar
10

Con ojos que son míos

Y de pronto una voz, mirada, un gesto
tropieza con mi idea de mí mismo
y veo aparecer en el espejo
a un ser inesperado, insospechado,
que me mira con ojos que son míos.

Ese desconocido que soy yo.
Ese al que los demás se dirigían
al dirigirse a mí, sin yo saberlo.
Ese irreconocible ser inmóvil
que inspecciona mis rasgos hoscamente.

En vano apremio al otro, el verdadero,
a aquel que unos segundos antes yo era.
Sólo está frente a mí, con ceño adusto,
ese desconocido inesperado
que me mira con ojos que son míos.

José María Fonollosa

de “Destrucción de la mañana”

25
Feb
10

Nido

Hay una estación para la memoria

donde todos los pasajeros nos representan:

el viaje es una ventana que disecciona la

ciudad, todo cuanto alcanzamos es un

nido de luces.

En la espalda del conductor,

la lluvia escribe el morse. Yo sé lo que

eres tú: los cuellos extraños,

las cabezas dormidas,

el contraluz de la ruta desde

el último asiento. Todo lo demás,

la sombra que calzamos, las uñas

del piano, el mundo

entreabierto allá arriba: Todo

gira transformado en regreso.

No hay paradas. Sólo perfiles.

Creo en el viaje a oscuras.

Mario Barranco

19
Feb
10

Letanía

dadme gaviotas piedras de siglos museos cuarteados sonidos de locomotoras dadme una cuarta del silencio de Brujas el sauce junto al busto de Luis Vives dadme árboles en flor dadme un bosque dadme calor dadme una noche en La Habana de enero con olor a salitre y a mujer y a palmeras dadme el recuerdo del olvido de las hondas muchachas que misteriosamente dejaron su edad en mis manos canosas dadme un abecedario desquiciado que únicamente sirva para hacer logogrifos y sílabas de niño dadme onomatopeyas y aeropuertos dadme cosas que sirvan a esta prisa y este miedo que buscan a tientas un pezón yo soy un maya laborioso y bueno decidme que no van a volver otra vez los aztecas todos se transforman en hunos dadme fruta dadme confianza dadme un nocturno de Chopin un cigarrillo la calavera de César Vallejo dadme una lágrima de Dostoievski una sonrisa de la viuda de Coltrane dadme un poco de pan y un verso dadme una pastilla dadme una sonrisa general dadme el hongo de Charlie Chaplin dadme la zamarra de Brueghel dadme una silla que camine dadme una bicicleta pequeña dadme un celemín de trigo una manta con agujeros un cabezal de paja dadme un silencio que no amenace nada dadme un cofre con guijos blancos dadme antes de la guerra dadme después del napalm y del fósforo dadme un mundo sin asesinos dadme un plato de requesón dadme un mundo sin asesinos dadme un mundo con menos asesinos dadme un colibrí en la sandalia de mi sobrina dadme una cucharada de futuro y el reverso de este vejamen dadme un papel pautado con canas de mi padre dadme un porche con uvas dadme una vida sin canallas un mundo sin canallas dadme algo que no tenga canallas ni asesinos dadme una llave pequeña un contraveneno un membrillo maduro dadme otro mundo y mucho mar dadme esperanza dadme un porche dadme un porche sin asesinos dadme gaviotas dadme gaviotas dadme algo dadme lo que s

Félix Grande





Borja de Diego
(1988, Sevilla)

[Más info sobre él]

Licencia Creative Commons

Creative Commons License
El contenido de este blog está registrado bajo licencia de Creative Commons.